alberti.es.

alberti.es.

Alberti y su reflexión sobre la soledad y la compañía

Alberti y su reflexión sobre la soledad y la compañía

Alberti y su reflexión sobre la soledad y la compañía

Rafael Alberti (1902-1999) es uno de los grandes poetas de la Generación del 27 en España. Su obra poética se caracteriza por la fusión entre la tradición clásica y popular española, y su compromiso político y social. En sus libros de poesía, como "Marinero en tierra" o "Sobre los ángeles", Alberti reflexiona sobre las relaciones humanas, la naturaleza, la historia, el amor y la muerte. En este artículo, nos centraremos en su reflexión sobre la soledad y la compañía, dos temas que aparecen de forma recurrente en su poesía.

1. Soledad como fuente de creación

La soledad es uno de los temas más recurrentes en la poesía de Alberti. Para él, la soledad no es simplemente un estado de aislamiento o tristeza, sino también una fuente de creación y libertad. En su poema "La soledad en el campo", Alberti describe la experiencia de estar solo en medio de la naturaleza, rodeado de árboles, ríos y pájaros. En este entorno, el poeta encuentra la paz y la inspiración que necesita para escribir:

"Yo, en mi círculo de hierba,

solo, del mundo alejado,

siento que mi corazón

se ha llenado de paisaje.

La soledad es mi amante,

la libertad es mi esposa,

campo, agua, luz y cielo

son las cuatro frutas buenas

de mi huerto, que yo riego

con mi propia soledad"

En este poema, Alberti nos muestra cómo la soledad puede ser una fuente de felicidad y creatividad. En vez de sentirse solo y abandonado, el poeta se siente conectado con la naturaleza y consigo mismo. La soledad le permite explorar sus pensamientos y emociones más profundas, y crear una obra que exprese su visión del mundo.

2. Compañía como necesidad humana

A pesar de que la soledad puede ser una fuente de creación y libertad, Alberti también reconoce la importancia de la compañía humana. En su poema "Serenata", el poeta describe la escena de un hombre que canta a la mujer que ama, esperando que ella salga al balcón para escucharlo. En este poema, Alberti muestra la necesidad humana de compartir nuestras emociones y pensamientos con los demás:

"Ven y dime, amor, si el mar

con su sonido de heridas

mejora tu corazón

y enjugua todas tus lágrimas

¿Qué quieres? ¿Que te bese?

¿Que te bese en los labios, dientes,

pechos, vientre, muslos, pies?

¿Que te bese, amor? Ven, vente.

Por ti yo daré la vida,

si tú me das el amor

que te estoy pidiendo ahora

en la noche y en el hondo silencio".

En este poema, Alberti nos muestra cómo la presencia de otro ser humano puede llenarnos de amor y felicidad. Aunque la soledad puede ser una fuente de creación y libertad, la compañía nos permite compartir nuestra vida con alguien que nos escucha y nos comprende.

3. La soledad como consecuencia de la guerra

Uno de los temas más recurrentes en la poesía de Alberti es la guerra y sus consecuencias. Como miembro del Partido Comunista, Alberti luchó activamente contra el fascismo durante la Guerra Civil española y el exilio. En su poema "Yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos", Alberti describe la experiencia de la guerra y el exilio, y cómo la soledad se convierte en una consecuencia inevitable:

"La calle, otra vez la calle,

marchando, con la frente alta,

con el estómago vacío,

con los pies sangrando, fatiga.

¿Adónde ir? ¿Qué sucedió?

¿Por qué tanto mal, tantos gritos?

¿Por qué tanta luz, tanta sombra?

¿Por qué esta soledad infinita?"

En este poema, Alberti nos muestra cómo la guerra y el exilio pueden llevar a la soledad y la desesperación. En este contexto, la compañía se convierte en un recuerdo lejano, y la soledad se convierte en un estado de alma permanente.

4. La compañía como esperanza de un mundo mejor

A pesar de las terribles consecuencias de la guerra y la soledad, Alberti siempre mantuvo la esperanza de un mundo mejor. En su poema "A un general que cae", Alberti describe la imagen de un general del ejército fascista que muere en el campo de batalla. En este poema, Alberti nos muestra cómo el amor y la solidaridad pueden vencer al odio y la violencia:

"Levantad las piedras, los hombres,

mirad debajo de las piedras:

allí, allí está el enemigo,

que hay que abatir sin piedad.

Muerto el general, caerán

las estrellas del cielo, mudas.

Las tiendas de los mercaderes

se desploman como torres,

los muros del arsenal caen,

los amores ardientes triunfan.

¿Qué importa que mi amor no pudiera

guardarme el que no tenía?

¡Te amo, te amé siempre, siempre!

¡No fueron vanas las palomas

que me dieron tus manos blancas!"

En este poema, Alberti nos muestra cómo la compañía y el amor pueden ser la esperanza de un mundo mejor. A pesar de la soledad y la tragedia, el poeta encuentra en el amor y la solidaridad la fuerza necesaria para luchar contra la injusticia y la opresión.

En conclusión, la poesía de Alberti nos muestra cómo la soledad y la compañía son dos temas recurrentes en su obra. La soledad puede ser una fuente de creación y libertad, pero también puede llevar a la desesperación y la tristeza. Por otro lado, la compañía representa la necesidad humana de compartir nuestras emociones y pensamientos con los demás, pero también puede ser la esperanza de un mundo mejor. En cualquier caso, la poesía de Alberti nos muestra cómo la vida está llena de contrastes y contradicciones, y cómo la poesía puede ser una forma de expresar nuestra visión del mundo y nuestras emociones más profundas.